El Comercio Electrónico es un Salvavidas para los Comercios Según lo Demuestran $900 mil millones de Dólares Adicionales Gastados en Línea en Todo el Mundo

Empresarial Financiera

Mientras el COVID-19 mantenía a los consumidores de todo el mundo en casa, casi todo, desde comestibles hasta herramientas de jardinería, se compraba en línea. Según el último informe Recovery Insights de Mastercard, esto supuso un gasto adicional de $900 mil millones de dólares en comercios en línea en todo el mundo en 2020. Dicho de otro modo, durante el año 2020, aproximadamente $1 de cada $5 dólares fueron gastados en compras digitales, en comparación con aproximadamente $1 de cada $7 dólares gastados en 2019.1

Para los comercios, los restaurantes y otras empresas grandes y pequeñas, la posibilidad de vender en línea supuso un salvavidas muy necesario cuando el gasto de los consumidores en persona se vio interrumpido.

Se espera que entre el 20-30% de la preferencia por lo digital a causa del COVID a nivel mundial sea permanente, según el informe Recovery Insights de Mastercard: Commerce E-volution (La Evolución del Comercio Electrónico). Este informe se basa en la actividad de ventas anónima y agregada en la red de Mastercard y en un análisis exclusivo del Mastercard Economics Institute. El análisis profundiza en lo que esto significa por país y por sector para bienes y servicios, dentro de los países y a través de las fronteras.

“Mientras los consumidores se quedaban en casa, sus dólares viajaban a lo largo y ancho de los territorios gracias al comercio electrónico”, afirma Bricklin Dwyer, economista principal de Mastercard y director del Mastercard Economics Institute. “Esto tiene importantes implicaciones, ya que los países y las empresas que han dado prioridad a lo digital siguen cosechando los beneficios. Nuestro análisis muestra que incluso las empresas más pequeñas ven ganancias cuando dan el salto a lo digital”.

Aunque la transformación digital no ha sido ni universal ni consistente — debido a las diferencias geográficas, económicas y familiares —, el informe descubre varias tendencias generales clave: 

Los primeros en adoptar la tecnología digital permanecen activos: las economías que eran más digitales antes de la crisis — como el Reino Unido y EE.UU.— obtuvieron mayores ganancias en el cambio doméstico hacia lo digital, el cual probablemente será permanente.

En Latinoamérica, la cuota del comercio electrónico en las ventas de los comercios antes de la crisis era del 4,4%, luego aumentó al 6,8% en el peor momento de la crisis, y el nivel actual se sitúa en el 5,1%.

En Mexico, la cuota del comercio electrónico en las ventas de los comercios antes de la crisis era del 4,9%, y aumentó al 8.9% en el punto álgido de la crisis. El nivel actual se sitúa en el 6.2% y esperamos que el cambio de aproximadamente 1 punto porcentual sea permanente.

En Argentina, la cuota del comercio electrónico en las ventas de los comercios antes de la crisis era del 3%, y subió hasta el 10% en el punto álgido de la crisis. El nivel actual se sitúa en 7% y esperamos un cambio de aproximadamente 1,8 puntos porcentuales de forma permanente.

En Brasil, la cuota del comercio electrónico en las ventas de los comercios antes de la crisis era del 6%, y llegó al 11% en el punto más álgido de la crisis. El nivel actual se sitúa en 7% y esperamos un cambio de aproximadamente 1,3 puntos porcentuales de forma permanente.

Los consumidores aumentan su huella en el comercio electrónico, comprando hasta un 30% más en comercios en línea: como reflejo de la mayor capacidad de elección de los consumidores, nuestro análisis muestra que los consumidores de todo el mundo están comprando en un mayor número de sitios web y mercados en línea que antes. En Latinoamérica, los consumidores de países como Argentina compran un 25% más en tiendas en línea. En Brasil, los consumidores compran en un 10% más en tiendas en línea y los mexicanos compran en un 8% más en tiendas en línea.

Las ganancias digitales de las tiendas de comestibles y de descuento parecen firmes: los sectores de comercios esenciales, que tenían la menor cuota digital antes de la crisis, experimentaron algunas de las mayores ganancias a medida que los consumidores se adaptaban. Con la formación de nuevos hábitos de consumo y teniendo en cuenta la reducida base de usuarios anterior al COVID, prevemos que el 70-80% del aumento del comercio electrónico de comestibles se mantendrá de forma permanente.

El comercio electrónico internacional aumentó un 25-30% durante la pandemia: el comercio electrónico internacional recibió un impulso tanto en el volumen de ventas como en el número de países diferentes en los que los compradores hicieron pedidos. Con un número infinitamente mayor de opciones a su alcance, el gasto de los consumidores en el comercio electrónico internacional creció alrededor de un 25-30% año tras año desde marzo de 2020 hasta febrero de 2021.