CEMEX Guatemala anuncia que su Cemento de Uso General identificado con Sello Vertua tendrá emisiones reducidas de CO2

Desarrollo

CEMEX Guatemala anunció hoy que su Cemento de Uso General tendrá una huella reducida de emisiones de CO2, en línea con la estrategia global de la compañía frente al cambio climático y con el compromiso de ofrecer materiales de construcción con una marca diferenciadora.

¨Hoy reafirmamos nuestro compromiso con el ambiente lanzando Cemento Vertua. Nuestros clientes constructores, distribuidores, maestros de obra, mayoristas e industriales tienen a su disposición un producto que reduce y/o compensa sus emisiones de CO2”, afirmó Yuri De Los Santos Director Clúster Centroamérica Norte, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

La línea de Cemento Vertua genera menos emisiones de gases efecto invernadero al ambiente, trabajando con este propósito desde su fabricación y en su distribución, gracias a la adición de materias primas alternativas en la mezcla, al aprovechamiento de residuos de otras industrias, a la sustitución de combustibles fósiles por otros y la implementación de la primera flota carbono neutral.

El Sello Vertua tiene su clasificación según el porcentaje de reducción de emisiones del producto en el punto de fábrica, en el caso de Guatemala CEMEX ofrecerá el sello Vertua CLASSIC en su Cemento de Uso General, con una reducción entre 15% a 25% de emisiones de CO2 frente a los cementos convencionales.

En CEMEX seguiremos trabajando en la consolidación de un sector de la construcción sostenible y alineado con las metas trazadas frente al cambio climático. Por eso hoy, uno de nuestros principales compromisos, es entregar cemento producido a partir de procesos de bajo impacto para el ambiente”, afirmó Yuri De Los Santos Director Clúster Centroamérica Norte, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

CEMEX había anunciado su estrategia de Acción Climática hace un año, en la que definió un objetivo global para reducir emisiones específicas netas de CO2 por tonelada de productos cementantes en 35% para 2030 y la meta a largo plazo de ofrecer concreto con cero emisiones netas de CO2 a nivel mundial para 2050.