Juan Pablo Carrasco de Groote, presidente de AmCham Guatemala participa en el Congreso Regional de Remesas, Microfinanzas e Inclusión Financiera de la Escuela Nacional Bancaria

Noticias

Juan Pablo Carrasco de Groote, presidente de AmCham Guatemala, participó en el XVI Congreso Regional de Remesas, Microfinanzas e Inclusión Financiera de la Escuela Bancaria de Guatemala.

Durante el panel se discutieron las perspectivas económicas a nivel mundial y la relación comercial entre Guatemala y Estados Unidos. También se analizaron las oportunidades para Centroamérica en el 2021-2022, abordando específicamente la situación actual y las expectativas del ambiente de negocios para los próximos meses. Hubo un especial interés por parte de los expositores en determinar qué le hace falta a Guatemala para mejorar su clima de negocios.

Se concluyó por parte de los panelistas que los factores que requiere Guatemala para mejorar su clima de inversión son: la certeza jurídica, la lucha contra la corrupción, el mejoramiento en la infraestructura y el mejoramiento de las condiciones para el capital humano. Se considera que estos son los factores clave para mejorar la atracción de inversión nacional y extranjera.

Al cierre de 2020, el déficit del gobierno central representó alrededor del 6,0% del PIB, como resultado del desplome de la recaudación tributaria y el incremento del gasto por las medidas implementadas para enfrentar la difícil situación sanitaria, económica y social derivadas de la pandemia por el Covid-19.  El déficit de la cuenta corriente se ubicaría en torno al 0,4% del PIB, debido sobre todo a la notable contracción de los ingresos provenientes de las remesas, las exportaciones y el turismo.

Alrededor de 1.6 millones de hogares a nivel nacional están siendo beneficiados con remesas enviadas del exterior, las mismas que son utilizadas para consumo, y se espera un alza del 21% al 24% al cierre de 2021. Actualmente, el 38% de las remesas se utiliza para la construcción de viviendas en Guatemala, de acuerdo a datos de la OIM.

Juan Pablo Carrasco de Groote, en relación al impacto de las remesas en la macroeconomía mencionó “Guatemala goza de estabilidad macroeconómica, pero esta no se traduce en mejoras de los indicadores sociales y de desarrollo del país, lo que motiva la migración irregular hacia Estados Unidos y esto se ve reflejado en el impacto económico de las remesas”. 

La estabilidad macroeconómica no se traduce en una reducción importante de la pobreza y la desigualdad. De acuerdo al Banco Mundial, Guatemala ocupa el 5to. lugar más pobre de Latinoamérica y el Caribe. Guatemala es el quinto receptor de remesas en Latinoamérica, sin embargo, estos ingresos también tienen un impacto negativo, al no ser utilizados como capital inversión, lo que no mejora la relación de inversión respecto del PIB, e incide en el encarecimiento de los productos locales

“Guatemala debe desarrollar las reformas necesarias, para aprovechar el apoyo del gobierno y las empresas de Estados Unidos. Esto es algo clave para transformar la crisis humanitaria de migrantes irregulares en nuestro país. Adicionalmente Guatemala puede apoyar el Call to Action de la Vicepresidente Harris, participando en foros internacionales, haciendo acercamientos y conexiones con empresas interesadas en invertir en la región” finalizó Carrasco de Groote.

AmCham Guatemala considera que el desarrollo económico es esencial para el progreso y el bienestar de Guatemala.  Nuestra visión es ser una organización líder, proactiva, capaz de tener un impacto positivo y de largo plazo a sus asociados, la comunidad y el gobierno, a través de la promoción de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Guatemala.