Prometedores resultados confirman la eficacia de apalutamida para tratar el cáncer de próstata metastásico con una mayor y mejor sobrevida

Salud

Los resultados finales del estudio clínico de fase 3 TITAN, presentados recientemente durante el simposio de Cánceres Genitourinarios de la Sociedad Americana de Oncología Clínica 2021 (ASCO GU), confirmaron que el tratamiento combinado de apalutamida junto a la terapia hormonal convencional mejoró significativamente la supervivencia global y redujo un 35% el riesgo de muerte en pacientes con cáncer de próstata metastásico sensible a la castración (CPSCm).

El estudio clínico TITAN realizado por Janssen, grupo de compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, reunió a más de mil pacientes con cáncer de próstata metastásico que reciben terapia hormonal (conocida como ADT, sigla en inglés referente a terapia de privación de andrógenos) para evaluar la eficacia y seguridad de combinar la apalutamida con la ADT.1

Con casi cuatro años de seguimiento, los resultados finales de TITAN mostraron que la apalutamida más ADT proporcionó una mejora estadísticamente significativa de la supervivencia global (SG), independientemente de la extensión de la enfermedad, así como otros datos alentadores que benefician la calidad de vida de los pacientes.

Aproximadamente dos de cada tres pacientes siguen vivos después de 44 meses de seguimiento dentro del estudio clínico. Además, se demostró una reducción estadísticamente significativa del 35% del riesgo de muerte y la mejora de la supervivencia global se tradujo en una reducción del 48% del riesgo de muerte una vez hecho el ajuste excluyendo al 39% de los pacientes con placebo que pasaron a apalutamida.

“El análisis final de TITAN confirma aún más que el tratamiento con apalutamida puede prolongar la supervivencia global y ofrecer un claro beneficio clínico a largo plazo y un perfil de seguridad establecido para los pacientes con cáncer de próstata metastásico que inician la terapia de privación de andrógenos”, dijo el Dr. Kim Chi, oncólogo médico de BC Cancer – Vancouver, e investigador principal del estudio TITAN. “Basándonos en estos datos, la ADT por sí sola ya no debería considerarse suficiente para los pacientes con enfermedad avanzada y sensible a la castración”.

Con casi 215 mil nuevos casos y más de 57 mil muertes tan sólo en 2020, el cáncer de próstata es el tipo de cáncer más común y el tercero en cuanto a mortalidad entre los hombres de Latinoamérica y el Caribe.[i] Es una enfermedad que tiene diferentes grados de agresividad, según dónde se encuentre localizada o qué avanzada esté.

Cuando el cáncer de próstata se extiende a otros órganos del cuerpo, pero todavía responde a la terapia hormonal, se lo conoce como cáncer de próstata metastásico sensible a la castración hormonal.[ii] En esta etapa los pacientes tienden a tener un pronóstico de vida desfavorable.

Apalutamida es un medicamento que actúa bloqueando el mecanismo por el cual crece el cáncer de próstata, evitando que la hormona masculina alimente las células tumorales. Además del beneficio en términos de sobrevida para los pacientes con enfermedad avanzada, el ensayo clínico TITAN también demostró que apalutamida mejoró significativamente la sobrevida libre de progresión (PFS2, por sus siglas en inglés) y retrasó el tiempo de resistencia a la castración un 66%, contribuyendo a prevenir la progresión y a mejorar los resultados del tratamiento.

“Los datos de TITAN son una muy buena noticia porque confirman a apalutamida como una opción superadora y esperanzadora versus la ADT sola. Gracias a este tipo de estudios, hoy sabemos que la ADT sola es un tratamiento insuficiente para los pacientes con cáncer de próstata sensible al tratamiento hormonal metastásico”, afirma Rosemarie Gidekel, Directora de Asuntos Médicos para Oncología en Janssen Latinoamérica. “En definitiva, respaldan la posibilidad de vivir más y mejor para las personas que transitan la enfermedad en los estadios avanzados”.

El tratamiento de apalutamida junto con ADT ha presentado resultados positivos constantes a lo largo de todo el estudio TITAN, constituyéndose en una alternativa terapéutica segura y bien tolerada. De hecho, la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) se mantuvo en los pacientes con apalutamida, y el análisis final demostró un perfil de seguridad consistente, confirmado durante los casi cuatro años de seguimiento.

“En Guatemala el cáncer de próstata es de los primeros cinco diagnósticos más frecuentes, el contar con medicamentos como la Apalutamida que nos brinda otra buena opción para el tratamiento de esta enfermedad, con resultados positivos disminuyendo el riesgo de muerte por cáncer de próstata en un 35% con excelente calidad de vida y retrasando el uso de Quimioterapia”, indicó el Dr Noé Castro, especialista en oncología Grupo Angeles Multimedica.

Para Janssen, la investigación y el desarrollo de nuevas opciones para el tratamiento del cáncer de próstata ha sido y sigue siendo una prioridad. De hecho, el programa de desarrollo clínico de apalutamida, que consta de cinco estudios de fase 3, entre ellos TITAN, es el más grande para un tratamiento oral del cáncer de próstata avanzado.

El simposio ASCO GU 2021 se desarrolló de forma virtual del 11 al 13 de febrero de 2021. Janssen Oncología presentó, además de TITAN, otros dos estudios de fase 3 de apalutamida, ACISy SPARTAN, también con resultados alentadores. En conjunto, los estudios comprenden datos de más de 2.000 pacientes, con más de cuatro años de seguimiento, estableciendo un perfil de seguridad y eficacia probada para apalutamida.

Janssen tiene un compromiso a largo plazo con los pacientes con cáncer de próstata en diferentes etapas de la enfermedad. La compañía ha dedicado muchos años a investigar y desarrollar compuestos para tratar la enfermedad en diferentes estadios, incluyendo el acetato de abiraterona, apalutamida y otros compuestos en desarrollo. De cara al futuro, Janssen está desarrollando terapias que puedan adaptarse a las necesidades de cada paciente con el objetivo de interceptar el cáncer de próstata en las primeras etapas de la enfermedad.