Panasonic invertirá $10 millones en ampliación de planta de manufactura

Empresarial Tecnología

Panasonic Centroamericana, líder en la producción de pilas y distribución de baterías para auto, invertirá US$10 millones en la ampliación de su planta de manufactura ubicada en Costa Rica. El monto incluye la construcción y equipamiento de un nuevo recinto de 2.400m² y la mejoría de 1.200m² de instalaciones y bodegas ya existentes.

La nueva operación se enfocará en la fabricación completa de pilas Triple A y en el aumento de una línea de producción de pilas Doble A. Con esta inyección de capital, se estima que la empresa incremente su capacidad de manufactura de pilas Doble A en un 200% y produzca 55 millones de pilas Triple A por año, una vez que empiece a funcionar el proyecto. 

Las obras de ampliación comenzarán este mes de marzo y se espera que estén finalizadas en 2022, para iniciar operaciones en 2023 y con ello, atender nuevos mercados que se suman a los actuales en la región centroamericana y Caribe, México, Estados Unidos, Canadá y Sudamérica.

“La inversión de casa matriz responde al traslado de una de las operaciones de la compañía en Asia y cuyo mercado principal era Estados Unidos. Nuestra experiencia de más de 50 años atendiendo países en Latinoamérica y El Caribe, el recurso humano, la estabilidad social y económica de Costa Rica, y las facilidades que ofrece Centroamérica en logística, fueron los factores clave para que el corporativo nos asignara la nueva producción”, explicó Ronald León, gerente General de Panasonic Centroamericana.

Dentro de los US$10 millones se incluye la compra de máquinas auxiliares, un horno eléctrico de fundición de Zinc, compresores, máquinas de inyección, racks, máquinas de vacío, entre otros. Toda la compra del equipo requerido para las instalaciones debe estar lista en junio próximo, ya que durante el segundo semestre del año, estará llegando al país toda la maquinaria de producción de la operación que cerró en Asia.

El proceso de ensamble de las líneas de producción se realizará en un trabajo conjunto entre ingenieros de Japón y Costa Rica. Adicional al armado, se debe probar y validar el correcto funcionamiento del equipo, ya que al ser automatizado, de alta tensión y de alta velocidad debe trabajar de forma óptima. Esto tomaría alrededor de 15 meses, para empezar operación a principios de 2023.

De acuerdo con León, “para lograr cumplir con la demanda de producto que requiere la operación local y regional, la compañía tiene estructurado un plan de operación cuya finalidad es no detener la producción en ningún momento del proyecto. Paralelamente estaremos produciendo, exportando, importando, construyendo, ensamblando y validando”. Desde el año anterior, se inició con una serie de modificaciones en las instalaciones de cara al inicio de estas obras, con la finalidad de poner en práctica el plan piloto de operación. El resultado fue el esperado; además, se logró la maximización de espacios en las áreas de bodegas; se movió equipo pesado de exportación e importación y se logró acondicionar un área específica para una capacidad de 12 contenedores.